Forma-ovulo

Estirar la maternidad y que la biología no te apriete

Las razones pueden ser muchas y variadas, pero si el objetivo es prolongar la posibilidad reproductiva de la mujer, hay un camino, y es la criopreservación.

.

No es ciencia ficción, no es un cuento de nadie, sino una alternativa que la ciencia y la medicina reproductiva ponen al servicio de quienes deciden que no es momento de buscar un embarazo y no quieren arriesgarse a que después sea demasiado tarde. Y lo interesante del tema, es que de a poco cada vez más personas conocen y hablan del tema.

Que el cuerpo no te apure

El reloj biológico de la mujer solía apurarla en la toma de decisiones: si no te embarazás antes de los 35, después es más difícil porque los óvulos envejecen y van perdiendo calidad. Sin embargo hoy, quien no tenga resuelta su vida afectiva, su momento de maternar o su proyecto familiar, puede tomar recaudos e intentarlo más tarde. Lo mismo si la mujer tiene que someterse a algún tratamiento que compromete su salud reproductiva. La criopreservación permite extraer ovocitos en la edad apropiada y utilizarlos cuando lo considere conveniente.

“La mejor calidad de ovocitos está entre los 20 y los 30 años, y hasta los 35 es bueno criopreservar”, aseguran los profesionales de nuestra clínica de fertilidad. Agregan que, si la preservación es antes de los 30 años, “las chances de que una paciente desee lograr un embarazo son mayores y el tiempo de preservación y mantenimiento también. Aunque la paciente puede requerirlo cuando quiera”. Si bien no hay estadísticas, cada vez son más las consultas al respecto, y algunas mujeres de más de 40 se lamentan de no haber estado informadas antes cuando hubieran podido utilizar esta técnica.

“La decisión me dio tranquilidad¨

Pensar en congelar óvulos a los 28 años sueña extraño. Sin embargo, para Fernanda fue solución y alivio. “Nunca nadie había advertido que mi reserva ovárica no era compatible con mi edad. A mí me preocupaba porque mi mamá tuvo menopausia precoz, y fue en CIGOR que lo advirtieron. Mi reserva a los 28 era propia de una mujer de 40 años. Entonces me entró la desesperación y con mi pareja aún no pensábamos en tener hijos, pero esto nos apuraba. Sin embargo, la posibilidad de criopreservar me dio un gran alivio y la posibilidad de estar tranquila en la decisión sobre la maternidad. Pude seguir con mi vida normal y ahora podemos planificar sin esa espada de Damocles sobre nosotros. No tenemos que apurarnos porque no hay riesgo, los óvulos están congelados.” De esta decisión hace ya 3 años, y está feliz de haberla tomado.

Conciencia social

Las obras sociales cubren estos tratamientos en pacientes oncológicas u otras patologías, en las que se compromete la capacidad reproductiva. Si es por decisión personal, hay que probar suerte con el intento. Donde definitivamente están habiendo novedades es en el mercado laboral. Empresas de primera línea en el escenario internacional han dado un paso importantísimo en ese sentido, ofreciendo el financiamiento de parte de los costos que esto conlleva a quienes opten por este camino.

Razones

La criopreservación es segura, eficaz, éticamente aceptable y con bajos riesgos emocionales. Y permite a mujeres que no están en peligro de perder la fertilidad en lo inmediato, decidir autónomamente y sin presiones biológicas ni sociales. La ciencia y la medicina reproductiva ya lo ofrecen desde hace años en la ciudad, antes se hablaba poco, pero ahora, incluso ya se lo menciona en el ámbito laboral. Al fin de cuentas: ¿Quién no desea tranquilidad a la hora de comenzar una nueva vida?


Fuente: www.eldoce.tv
Compartir esta nota: